Nosotras

Trabajamos para que las personas adultas con discapacidad intelectual puedan tener acceso a una vida digna, autónoma y plena. Acompañamos todas sus etapas de la vida adulta, prestando especial atención
al envejecimiento.

En 1978 un grupo de madres y padres encontraron el modo de que sus hijas continuaran su vida adulta en un entorno que les permitiera crecer como personas, integrarse en el entorno laboral y encontrar un hogar en el que sentirse queridas, seguras y respetadas. El esfuerzo y la creatividad de estas familias, junto al apoyo y la experiencia de las hermanas del Colegio María Corredentora, promovieron la creación de la Fundación Alas.

Desde entonces tratamos de facilitar a personas con discapacidad intelectual el derecho a tener un proyecto de vida independiente, con los apoyos necesarios. En la Fundación creemos que para transformar la realidad es imprescindible sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad de integrar la diversidad; por ello, dedicamos tiempo a difundir información y ampliar el conocimiento de la sociedad sobre la discapacidad intelectual adulta, visibilizando cada una de las etapas, desde la formación y el empleo hasta la vejez.